Pimientos rellenos de carne

Pimientos rellenos de carne

Listo aproximadamente en
1h
  • Tiempo de cocinado: 1h
3.3 sobre 4 votos

Pasos de la receta

  1. La receta de pimientos rellenos podemos hacerla de varias maneras, con distintos ingredientes en su interior: queso, carne, pescado… En este caso nos centraremos en los pimientos rellenos de carne.Para ello, necesitamos doce pimientos del piquillo, 200 gramos de carne de ternera, 150 gramos de magro de cerdo, cuatro tomates, dos cebollas, un diente de ajo, dos cucharadas de harina, medio vaso de vino blanco, medio de leche, uno de caldo de carne, un poco de perejil, aceite de oliva, una pizca de sal y otra poca de pimienta blanca.En una sartén, vertemos un chorrito de aceite de oliva y lo calentamos a fuego medio-bajo. Pelamos media cebolla y la picamos finamente, junto a un diente de ajo fileteado. Añadimos estos ingredientes a la sartén y los freímos con cuidado de que no se quemen. Cuando empiezan a estar dorados, añadimos la carne dándole vueltas para que no se peguen ni quemen y pierdan el color crudo. La carne, debe estar picada, tanto el magro de cerdo como la carne de ternera.Una vez la carne empieza a tener otro color (no tan rosáceo), vertemos una cucharada de harina y una de pimienta blanca. Rehogamos bien y añadimos un vaso de leche. Removemos y dejamos hervir durante un minuto. Probamos un poco del relleno que hemos hecho para ver si está bien de sal, y de lo contrario, rectificar. En este momento, retiramos la sartén del fuego y dejamos que se enfríe.Una vez frio, rellenamos los pimientos del piquillo con la mezcla anterior y los cerramos con mucho cuidado con un palillo (que quitaremos antes de servir).En un plato, añadimos harina y en otro un huevo batido. Pasamos los pimientos primero por la harina, luego por el huevo y por último, de nuevo por harina. En una sartén vertemos abundante aceite de oliva, lo calentamos y a fuego medio, añadimos los pimientos rebozados. Les damos varias vueltas para que se hagan por ambos lados por igual, y los sacamos, reservándolos en la cazuela que los vamos a servir.A continuación, preparamos la salsa que acompañarán a los pimientos. Picamos el resto de la cebolla finamente (una cebolla y media), y la añadimos a una sartén con aceite de oliva caliente. Cuando comience a estar doradita, agregamos cuatro tomates pelados y sin semillas. Dejamos rehogar durante unos minutos, removiendo de vez en cuando con una cuchara de palo y vertemos medio vaso de vino blanco y una cucharada de harina. Removemos de nuevo y mantenemos a fuego medio. Por último, echamos un vaso de caldo de carne y dejamos que reduzca.Pasamos la salsa por el pasapurés o chino y la vertemos sobre los pimientos (que teníamos en la cazuela). Removemos con cuidado y dejamos hervir a fuego lento durante 15 minutos. Debemos agitar la cazuela de vez en cuando para que no se queden los pimientos pegados a la base.Pasado el tiempo, servimos los pimientos en platos individuales y si queremos darle un toque especial, los decoramos con perejil.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web y mostrarte publicidad personalizada. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra nuestra Política de cookies.     X