Roscos fritos

Roscos fritos

Listo aproximadamente en
1h
  • Tiempo de cocinado: 1h
4.3 sobre 3 votos

Pasos de la receta

  1. Para elaborar los roscos fritos, necesitamos los siguientes ingredientes: medio kilogramo de harina, ciento cincuenta gramos  de azúcar, cuento cincuenta mililitros de leche entera, ciento veinticinco mililitros de aceite de oliva, tres huevos, un sobre de levadura, una cucharada sopera de anís en grano, la ralladura de medio limón y media naranja, la piel de medio limón, aceite de girasol, azúcar y canela.El proceso es el mismo que el que seguimos para hacer las rosquillas, con la diferencia de que los roscos deben tener un tamaño más grande.El primer paso a realizar será, separar las claras de las yemas de los tres huevos. Montamos las claras con mucho cuidado y las reservamos.En un bol, ponemos la harina en forma de volcán (en el centro hacemos un agujero) y en su interior añadimos el aceite, la leche, las yemas de tres huevos y el azúcar. Mezclamos bien todos los ingredientes con unas varillas metálicas. Rallamos medio limón y media naranja y la agregamos a la masa anterior, mezclando todos los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea. En este momento, vertemos las claras montadas en un bol y vamos añadiendo poco a poco la masa que hemos elaborado hasta integrarla por completo. Tamizamos el sobre de levadura (echamos el sobre de levadura en un colador y vamos dándole golpecitos a éste hasta que cae toda la levadura. De esta manera conseguimos que las partículas queden separadas) y lo agregamos al bol, mezclando de nuevo de manera que todos los ingredientes queden integrados.Ponemos un poco de harina sobre la superficie a trabajar y colocamos la masa sobre ella (de esta manera no se quedará pegada a la mesa). Espolvoreamos un poco de harina sobre nuestras manos y amasamos con las manos mientras añadimos harina poco a poco.En un mortero machacamos los granos de anís y los añadimos a la masa (éste proceso podemos hacerlo en cualquier momento).  Continuamos amasando, hasta que queda compacta. Hacemos una bola con la masa y la tapamos con un trapo o paño de cocina (interesa que no sea de rizo para que no queden pelusas) manteniéndola de esta manera durante dos horas.Pasado el tiempo, amasamos un poco más la masa y con ayuda de los dedos, hacemos pegotitos a los que les daremos forma de roscos.Vertemos abundante aceite de girasol en una sartén y lo calentamos a fuego medio-alto. Una vez caliente, añadimos unas tiras de la piel de limón para darle aroma y a continuación vamos colocando con mucho cuidado los roscos  en la sartén. Los doramos a fuego medio y cuando los sacamos los depositamos sobre papel de cocina para que absorba el aceite sobrante.Una vez tenemos todos los roscos fritos, los pasamos por azúcar y canela, rebozándolos. Cuando están fríos, podemos comenzar a saborear los ricos roscos fritos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web y mostrarte publicidad personalizada. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra nuestra Política de cookies.     X