Magdalenas esponjosas

Magdalenas esponjosas

Listo aproximadamente en
1h
  • Tiempo de cocinado: 1h
4.0 sobre 1 votos

Pasos de la receta

  1. Para hacer las magdalenas esponjosas necesitamos los siguientes ingredientes: cien gramos de margarina, cien gramos de azúcar, cien gramos de harina, dos huevos, una cucharada pequeña de levadura en polvo y la ralladura de un limón. Aproximadamente en cuarenta minutos tendremos unas deliciosas magdalenas esponjosas preparadas para comer.El primer paso será, batir dos huevos en un bol, añadiendo cien gramos de azúcar y removiendo hasta que la masa empiece a estar esponjosa. Continuamos batiendo poco a poco con ayuda de una cuchara de madera y pasados unos minutos, observaremos que la masa anterior se está convirtiendo en una crema suave y esponjosa. Añadimos la piel rallada de un limón  y volvemos a remover.A continuación,  agregamos poco a poco la harina tamizada previamente (para tamizar, colocamos la harina en un colador y le damos unos golpecitos suaves, para que las partículas de la harina se separen) y la levadura en polvo. Mezclamos suavemente todos los ingredientes hasta lograr una masa homogénea y sin grumos.Con ayuda de una cuchara, llenamos dos terceras partes de cada molde con la masa. Podemos utilizar moldes de papel o de silicona. Recomiendo los de silicona ya que salen más baratos y de esta manera reciclamos. Colocamos los moldes sobre una fuente o bandeja de horno y precalentamos el horno a 180ºC. Echamos un poco de azúcar sobre las magdalenas y cuando está caliente introducimos la bandeja en el horno y la mantenemos en su interior durante veinte o veinticinco minutos. Cuando están doradas, apagamos el horno y las sacamos de su interior, dejando que se enfríen.De esta manera tan sencilla tenemos listas nuestras magdalenas esponjosas siendo éstas más sabrosas y sanas que las que compramos en los supermercados ya que no tienen ni conservantes ni colorantes.Podemos utilizar moldes de diferentes formas para que las magdalenas sean más atractivas: estrellas, corazones, círculos... Incluso añadirles un poco de chocolate líquido o troceado en su interior (podemos hacerlo junto a la masa, o posteriormente, con ayuda de una jeringuilla), virutas de chocolate sobre ellas, frutas, mermeladas de diferentes sabores (en el interior o sobre ellas), siropes...

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web y mostrarte publicidad personalizada. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra nuestra Política de cookies.     X