Carrillada de ternera

Carrillada de ternera

Listo aproximadamente en
1h 15 min
  • Tiempo de cocinado: 1h 15 min
4.0 sobre 4 votos

Pasos de la receta

  1. La receta de carrillada de ternera es muy sabrosa y fácil de realizar. Para ello, necesitamos los siguientes ingredientes: cuatro carrileras de ternera, un poco de aceite de oliva, sal, pimienta, veinte gramos de harina, cincuenta gramos de zanahorias, un decilitro de vino de Jerez, dos decilitros de vino tinto, una cebolla de tamaño mediano, un tomate grande y maduro, una penca de apio verde y un ramillete de hierbas aromáticas.Primeramente, echamos sobre las carrilladas sal y pimienta. Echamos harina sobre un cuenco y  enharinamos las carrilleras salpimentadas. Colocamos las carrilladas sobre un plato y las reservamos para su posterior utilización.Vertemos un chorro de aceite de oliva sobre una fuente de horno y lo esparcimos bien por toda la base. Introducimos la fuente en el horno a 180ºC de temperatura y cuando está caliente el aceite la sacamos. Colocamos la carne sobre el aceite caliente y volvemos a introducir la fuente en el horno, a la misma temperatura, hasta que  la carne queda totalmente dorada por ambas caras.En este momento, pelamos una cebolla y la cortamos en trozos grandes, lavamos un tomate y lo troceamos del mismo tamaño que la cebolla, pelamos y lavamos las zanahorias y las cortamos en pedazos similares a los ingredientes anteriores. Cuando la carne que teníamos en el horno está dorada, colocamos sobre la fuente las verduras anteriores. Horneamos a 180ªC el tiempo necesario hasta comprobar que la verdura y la carne están tiernas. Agregamos entonces el vino y dejamos que reduzca. Una vez ha reducido el vino, echamos hierbas aromáticas y el vino de Jerez. Horneamos de nuevo durante diez minutos aproximadamente. Pasado el tiempo, vertemos el agua, la suficiente como para que quede la carne totalmente cubierta y cocinamos a 180ºC durante dos horas y media aproximadamente.Sacamos la fuente del horno y pasamos el caldo por un chino. Depositamos el caldo en un cazo y a fuego medio lo reducimos hasta conseguir que quede como una salsa. Probamos la salsa y comprobamos el punto de sal, recificándolo si fuera necesario. Servimos la carrillada de ternera caliente junto a la salsa. Si lo deseamos, podemos acompañar el plato con unas patatas fritas, arroz blanco, puré de patatas, incluso una ensañada fresca.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web y mostrarte publicidad personalizada. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra nuestra Política de cookies.     X